Blog de Inmigración

julio 21, 2019

VIUDA CONSIGUE LA TARJETA VERDE A PESAR CONVICCIONES PENALES

Usted es elegible para ser clasificado como Viuda si,

  • Estabas casada con un ciudadano de los Estados Unidos que ahora ha fallecido y que era ciudadano de los Estados Unidos en el momento de su muerte;
  • Su cónyuge ciudadano de los EE. UU. murió menos de dos años antes de la fecha en que presentó esta petición;
  • No estaba legalmente separado de su cónyuge ciudadano de los EE. UU. en el momento de su muerte; y
  • No se ha vuelto a casar.
  • Usted estaba viviendo con su cónyuge ciudadano de los Estados Unidos en el momento de su muerte en los Estados Unidos.

 

Nuestra cliente Elena, nos vino desanimada y sintiéndose indefensa. Su esposo, un ciudadano de los Estados Unidos, había fallecido recientemente y se encontraba sola, afligida y en una situación difícil por no tener ningún estatus legal de inmigración.

Anteriormente había visto la oficina de otro abogado antes de la prematura muerte de su esposo, quien planeaba iniciar un caso de procesamiento consular para la pareja felizmente casada.

Un caso de procesamiento consular es para alguien que ingresó ilegalmente y acumuló tiempo de presencia ilegal en el país. Estos solicitantes deberán solicitar un perdón por la presencia ilegal y tienen que viajar a su país de origen para una entrevista en una embajada en el extranjero.

Sin embargo, después de la muerte de su esposo, esta abogada ya no vio oportunidades para Elena y suspendió su representación. Elena, vino a nosotros después de escuchar nuestro anuncio, específicamente para viudas/os a pesar de sentirse desanimada, para una segunda opinión.

La abogada Diana Bailey y su asistente legal Sally, se reunieron con Elena y pudieron restaurar su esperanza y darle una luz al final del túnel. La abogada Diana identificó rápidamente que Elena, de hecho, NO había ingresado ilegalmente en el país, pero con una visa de turista y un caso de procesamiento consular no era su mejor curso de acción. Elena, era elegible para el Ajuste de Estado y la entrevistaría en su oficina local en Portland, Oregón, sin tener que viajar de regreso a su país.

El abogado anterior no había podido presentar la petición antes de la muerte prematura del esposo de Elena, pero esto no significaba que Elena ya no pudiera continuar con un caso de Ajuste de Estatus. Elena era elegible para declarar como viuda ya que su esposo había fallecido hacía menos de dos años, y ella no se había vuelto a casar. Ella podría presentar su solicitud de clasificación de viudas y su solicitud de su Tarjeta Verde, todas al mismo tiempo y no tener la necesidad de viajar fuera del país.

La abogada Diana, fue capaz de identificar un riesgo potencial debido a sus condenas penales, donde se puede solicitar un perdón en el momento de su entrevista. Elena confiaba en la abogada Diana y procedió con nuestra recomendación. Encontramos que si hubiera necesidad de un perdón penal, las dificultades podrían basarse en su difunto esposo. Nos habíamos preparado para el perdón, dado que su esposo tenía un cáncer raro, le extirparon tumores cerebrales previos y finalmente murió debido a su cáncer cerebral. Confiábamos en que si el oficial de inmigración le pedía un perdón, tendría muchas probabilidades de que se le concediera ese perdón. Su delito de robo tenía más de 10 años y nunca había tenido ningún otro arresto o condena. Ella podía demostrar que había reformado su carácter moral y era un buen miembro de su comunidad.

En el momento de la entrevista de inmigración, el oficial de inmigración le dijo a la abogada Diana Bailey que se necesitaría un perdón para el robo. La abogada Bailey estaba preparada, presentó una jurisprudencia reciente y argumentó que no se necesitaba un perdón. El Oficial de Inmigración no estuvo de acuerdo y dijo que solicitaría un perdón por escrito. Después de unos días, nuestra oficina recibió una llamada del oficial de inmigración, indicando que la abogada Bailey tenía razón, que se aprobaría el caso y que no se necesitaba un perdón. Nos complace anunciar que a Elena le fue otorgada la residencia permanente legal como viuda de un ciudadano estadounidense.