Blog de Inmigración

noviembre 22, 2019

LPR cancellation

Cancellation of Removal

Los errores de su pasado pueden perseguirlo en su futuro. Vea cómo este cliente de Bailey Inmigración fue residente durante más de 20 años antes de que un oficial de CBP en la frontera lo pusiera en proceso de deportación.

Toni llegó a Bailey Inmigración después de regresar de un viaje al extranjero. Era ciudadano mexicano que viajaba de regreso a casa después de visitar a su familia, como frecuentemente lo hacía, a su regreso a los Estados Unidos, fue inspeccionado por un agente de la Patrulla de Aduanas Fronterizas (CBP), donde presentó su tarjeta de Residente Permanente Legal (tarjeta verde) al oficial como lo había hecho varias veces en los últimos 20 años, esta inspección de rutina tuvo consecuencias inesperadas.

Aunque Toni había sido residente durante más de 20 años, el oficial de CBP tomó la decisión de confiscar la tarjeta verde de Toni y colocarlo en un proceso de deportación. Posteriormente, permitieron a Toni ingresar a los EE. UU., pero esperaría un aviso de audiencia para comparecer ante un juez de inmigración. Toni era un hombre mayor, de unos 70 años en el momento en que esto ocurrió, y no podía entender lo que estaba sucediendo.

Cuando se reunió con la abogada Diana Bailey, ella revisó el Aviso de comparecencia ante el tribunal de inmigración. Ella pudo determinar que los antecedentes penales de Toni eran la razón por la cual el oficial de CBP decidió colocarlo en un proceso de deportación. Al regresar a los EE. UU., el oficial de CBP en el puerto de entrada debe inspeccionar a cualquier persona que llegue para determinar la elegibilidad para ingresar, los ciudadanos, muestran su pasaporte y se les permite ingresar automáticamente. Sin embargo, para los titulares de la tarjeta de residencia, el oficial de CBP tiene el derecho de determinar si tiene alguna violación de inmigración que podría hacer que el gobierno quiera quitarle ese estatus legal.

Y este sería el caso de Toni, su historial criminal, que fue bastante largo, se extendió durante un período de 10 años. Había cometido varios errores en sus años de juventud, que ahora volvían a perseguirlo.

Mientras estuvimos en el tribunal de inmigración, pudimos solicitar la cancelación de la expulsión, una exención por sus crímenes y también una solicitud de asilo y retenciones. Con una representación entusiasta y un trabajo arduo, nuestro equipo pudo demostrar los factores de dificultad que finalmente ganaron su caso. Se le devolvió la tarjeta verde de Toni e inmediatamente solicitamos su ciudadanía estadounidense. Nos complace anunciar que Toni ahora es ciudadano de los EE. UU. Y que no tendrá dificultades para salir y entrar al país nunca más.