Blog de Inmigración

septiembre 1, 2019

¿Qué hacer cuando las cosas no salen según lo previsto? No te rindas, puede haber una solución.

No podemos enfatizar lo suficiente la importancia de que usted sea abierto y honesto cuando consulte a un abogado. A veces, las cosas que no crea que son relevantes pueden volver y perjudicarle. Hacemos nuestra debida diligencia y realizamos verificaciones de antecedentes, pero las cosas no siempre aparecen. Por lo tanto, ser honesto y franco, será la mejor manera de garantizar que obtenga el mejor resultado.

Desafortunadamente, en años anteriores, como a principios de los 90, hubo muchos fraudes que ocurrieron por profesionales sin licencia. Las personas conocidas como "notarios" convencían a la comunidad inmigrante y vulnerable de confiar en ellos, prometiendo permisos de trabajo y tarjetas de residencia. Pero lo que el inmigrante que buscaba ayuda no siempre sabía era que estos notarios estaban presentando una solicitud de asilo fraudulenta, que es un delito grave de inmigración.

Sara había ingresado a los EE.UU. en 3 ocasiones, todas con su visa de turismo. Su última entrada fue en 1990s y decidió quedarse en los Estados Unidos, a pesar de que su visa de turista solo le permitía estar en el país por un máximo de 6 meses en un año.

En 1999, mientras vivía en Arizona, hizo que alguien viniera a su casa para ayudarla a completar formularios y firmarlos, diciéndole que eran para un permiso de trabajo. Estaba extasiada al escuchar que obtendría un permiso de trabajo. Obtuvo el permiso de trabajo unos meses después, pero nunca supo nada más del hombre que la ayudó y después de un año, el permiso de trabajo expiró.

Sara se casó con Juan, quien era ciudadano y eventualmente se mudaron a otro estado. Cuando Sara y Juan vinieron a Bailey Immigration, PC en 2015, ella reveló un pequeño cargo de robo en Arizona y se echó a llorar sintiéndose avergonzada y desanimada de aplicar creyendo que durante tantos años este error que cometió le impediría ajustar su estatus. Corrimos la verificación de antecedentes, tanto con el FBI como con Inmigración, y el delito fue menor y algo que la abogada Diana Bailey cree que podríamos vencer.

Presentamos su solicitud de Ajuste de Estatus y asistimos a una entrevista, desafortunadamente las cosas tomaron un giro inesperado. En la entrevista, el oficial de inmigración nos sorprendió a todos, alegando que hubo una solicitud de asilo presentada en su nombre en 90s, y una orden de deportación por ausencia (no presentarse ante el tribunal) en 90s. No se tomó ninguna decisión sobre su Solicitud de Ajuste de Estatus en ese momento y dejamos su entrevista para esperar un aviso por escrito.

Consultamos con Sara, quien nunca había revelado que tuvo un permiso de trabajo a nuestra oficina, luego dijo que lo había olvidado después de tantos años. Una vez más, realizamos chequeos de inmigración y pudimos obtener una copia de la solicitud de asilo para revisar con Sara. Después de determinar que fue conducida fraudulentamente a firmar las formas, y ​​los hechos descritos en la solicitud de asilo no fueron con su intención, pudimos reabrir su caso de deportación.

Bailey Immigration y sus abogados volvieron a diseñar estrategias para encontrar las mejores opciones posibles para Sara. Luego nos presentamos ante un juez de inmigración en la corte, para demostrar las dificultades que enfrentaría su esposo Juan si fuera expulsada de los Estados Unidos. El juez de inmigración encontró evidencia suficiente y nos complace anunciar que a Sara se le otorgó su Residencia Permanente Legal en los Estados Unidos.